la piel y las semillas de la uva, protegen al hígado

Un estudio realizado en la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM) demostró que la cáscara y las semillas de la uva tienen sustancias que protegen el hígado.
«En nuestro trabajo hemos encontrado que tanto la cáscara como las semillas de la uva, las cuales son rechazadas durante la producción del vino y el consumo humano, tienen más principios activos (sustancias hepatoprotectoras) y antioxidantes que la propia pulpa», sostuvo Miguel Sandoval .
Para la experimentación realizada, se emplearon 104 ratones albinos de laboratorio, los cuales fueron divididos en grupos. A uno de estos grupos se les suministró, durante siete días, alcohol al 5% mientras que a otros se les administró el caparazón y la semilla de la uva, deshidratada y triturada (llamado caso-sem).
En la comparación final de los valores del hígado se advirtió que, obviamente, el alcohol causa daños importantes a este órgano. Asimismo, se determinó de forma significativa la protección que brindó el siete ante la agresión del alcohol, al menos durante cinco días. Los ratones que consumieron este suplemento, por decirlo así, no tuvieron hepatodefalia (aumento del tamaño del hígado). Igualmente, se encontró que las propiedades del siete protegían de forma similar a conocidos fármacos.
Según Sandoval, en el mundo se han demostrado las potencialidades que tienen el jugo o la pulpa de la uva, pero no se han referido a las que ofrecen dichos residuos. Estas potencialidades eran desaprovechadas por su desconocimiento.
Ya lo sabéis , pues.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tens cap dubte?
Enviar WhatsApp
Ir al contenido