Aclaración, que no habría que hacer…

borracho
Pero que haré, puesto que me lo han pedido en varias ocasiones y no deja de sorprenderme. La pregunta que me hacen es que, si en los cursos o talleres de CATA que organizo, además de catar , se puede beber, o sea, dicho de otro modo, más llana, si se puede mamar.
Ya hace años que me dedico a impartir cursos de TAST, y por mi formación, que considero seria y profesional, intento impartir los cursos de igual manera. Según Emile Peunaud , la cata consiste en gustar CON ATENCIÓN un producto del que queremos apreciar su calidad; se trata de someterlo a nuestros sentidos (sabor y olfato); la cata es estudiar, analizar, describir, juzgar y clasificar.
Eso es lo que intento hacer en los cursos, ayudar a describir lo que percibimos a través de nuestros ojos, nariz y boca, para finalmente, poder alcanzar un criterio.
Para aprender simplemente a mamar, no habría que asistir a un curso de cata, se puede dirigir a las discotecas, bares de polígono, carretera o barriada, y a los bordillos, establecimientos estos últimos, donde por una cantidad razonable de dinero, pueden satisfacer otras curiosidades, que no creo apropiado ni adecuado describir ni ahora, ni aquí.
Una vez, un comercial de la marca Ferrari , me decía que cuando alguien le preguntaba cuántos litros consumía el coche cada 100 km, era evidente que esta persona no era un cliente para un Ferrari.
Podríamos decir también que hay gente, que no son clientes para un curso de cata.
Para más información wine y moderation, AA , y algunos capítulos de callejeros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tens cap dubte?
Enviar WhatsApp
Ir al contenido