La resaca, y cómo evitarla

En una entrevista en » Dossier Empresarial «:
«La gente no sabe que la rezaca no es siempre por el garrafón -afirma Javier de las Muelas- a menudo se debe a ese tipo de hielo, que al deshacerse con el gas carbónico, genera agujas de salas que se clavan como alfileras en el cerebro.
Dejando a un lado las tonterías absurdas publicadas sin ninguna base científica, como la anterior, hablamos un poco de los motivos de la resaca, o lo que sabemos a partir de estudios, por ahora.
Cada uno de los síntomas que aparecen pocas horas después de dejar de beber, cuando la concentración de alcohol en sangre es ya casi nula, tiene una explicación y un tratamiento paliativo diferente.
El alcohol induce cambios en el metabolismo del hígado que desembocan en una bajada de los niveles de azúcar, provocando una ligera hipoglucemia, que mejora si por la mañana se ingieren jugos o alimentos carbohidratados.
Si se han tomado destilados de alta graduación sin rebajarlos con ningún otro líquido, el alcohol irrita al sistema gastrointestinal y estimula la producción de secreciones pancreáticas y ácidos en el estómago. Si la comida previa a las copas es contundente y rica en grasas, estómago e intestinos están más protegidos y la absorción del alcohol es más lenta.
Se debe beber agua antes, durante y después: el alcohol actúa como diurético, hace que la glándula pituita segregue menos hormonas antidiúrticas como la vasopresina, cuyo efecto es que los riñones no absorban tanto líquido, generando un aumento de la producción de orina y el cuerpo acaba eliminando más líquido de lo que ingiere. Esta deshidratación y pérdida de electrolitos es la responsable de la sensación de sequedad, cansancio y siete abundante, y puede contribuir al dolor de cabeza por la vasodilatación en el cerebro.
Además del etanol, las bebidas alcohólicas contienen unas sustancias llamadas congéneres que se generan durante el proceso de elaboración del destilado y contribuyen a la gravedad de la resaca. Las bebidas de baja calidad, contienen más congéneres y es por esta razón que suele decirse que las bebidas de garrafa son mucho peores.
Mezclar diferentes tipos de licores también acaba siendo contraproducente porque aumenta la diversidad de congéneres y agrava su efecto.
Las bebidas alcohólicas en función de la intensidad de resaca que generan, de más a menos, es la siguiente: coñac, vino tinto, romo, whisky, vino blanco, ginebra, vodka y cerveza.
El metanol es el peor congénere de todos, y hay científicos que lo consideran el factor clave de la resaca. Dicen que las enzimas metabolizan primero el etanol, y después el metanol, produciendo formaldehído y ácido fórmico. Esto explicaría que los síntomas de la resaca empiecen cuando la cantidad de alcohol en la sangre es casi nula.
Tomar vitamina B6, podría recortar el tiempo de sufrimiento, aunque el efecto sea de placebo.
Resumen.
Comer bien antes y dulces después ayuda. Beber agua. Una aspirina o de ibuprofeno por la mañana o antes de ir a dormir disminuye el mal de cabeza.
Tomar alcohol por la mañana, es un error, si bien se puede tener un alivio momentáneo, ya que alargamos aún más el proceso de desintoxicación del cuerpo.
Y sabre todo, moderación.
Fuente: el ladrón de Cervells, Pere Estupinyà, Ed. La Granada.

Si queréis aprender más, aquí podemos arreglarlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tens cap dubte?
Enviar WhatsApp
Ir al contenido