Aroma de Nike

Me preguntaban en una entrevista, que dijera un olor. Pensé de inmediato en el olor que hacía la piel de mi segunda novieta, hace un montón de años. Olía que aún hoy, me pone la piel de gallina y una sonrisa tonto en los labios: simplemente olía a su gel de baño, Sanex, y ese aroma irá asociado indefectiblemente para siempre a su persona. Fantástico.
Y el siguiente aroma que me vino, era un aroma anterior todavía, de cuando yo tenía 12-14 años, preadolescente. Con mis primos íbamos de vez en cuando a Andorra (El país de los Pirineos), de compras, y nosotros sólo íbamos por algo: Para comprarnos zapatillas. Y en aquella época, eran unas Nike. También podían ser unas New Balance, Karhu, Saucony…. pero siempre comprábamos unas Nike.
Y llegaba a casa y las guardaba en su caja original, debajo de la cama. Y recuerdo que abría la caja, las miraba y las oloraba: y hacían olor de Nike nuevas, claro. Una Mezcla de tela, piel, goma y cartón, pero sobre todo olor a nuez, a nuevas, que las tenía yo, y que eran mías.
Leía en un estudio que la información que nuestro cerebro va almacenando a través de nuestros sentidos: vista, oído, tacto, gusto, esta información necesita una serie de pasos para ser codificada y almacenada, para poder ser recuperada cuando nos haga falta. Decía el estudio, que la información almacenada a través del olfato, es la que menos pasos necesita para ser codificada y guardada.
Por eso, al percibir un aroma, que hacía muchos años que no sentíamos, de inmediato, lo asociamos a su recuerdo, aunque sea de hace muchos, muchos años. Y siempre formará parte, de nuestra memoria olfativa. Como mis Nike. Y ese aroma lo he podido recuperar este fin de semana, cuando me he podido comprar unas Nike vintage; que guardo debajo de la cama, y ​​puedo oler, cuando quiero.
aroma+nike

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tens cap dubte?
Enviar WhatsApp
Ir al contenido