Celler Quim Batlle, DO Alella

cellr+quim+batlle+v

Encima de una cima, con unas espectaculares vistas frontales al mar, ya la derecha, vistas de la ciudad de Barcelona, ​​que queda a unos 25 minutos de Tiana, encontramos la pequeña bodega de Quim Batlle, una bodega nacida en 1999.

Unos viñedos en pendiente, mimados por la brisa marina, que dejará después su imprenta en los vinos. En la bodega, nos atento a Xavier Picazo, enólogo, apasionado y gran conocedor de los terreros, de las cepas, de los vinos y de sus posibilidades a corto y largo plazo, transmitiendo entusiasmo en lo que hace. Trabajan con las variedades picapoll, garnacha blanca y panza blanca, buscando su expresión varietal y de terrera, trabajando siempre con agricultura ecológica.
Después de la vista en los viñedos, empezamos probando vinos de tina, aún por embotellar. El primero es una Pasa blanca 2012 , un vino recién hecho, de acidez marcada, salino, recuerdos de sidra y de fruta blanca (manzana, pera).
Picapoll 2012, de acidez viva, nos muestra unos aromas de fruta exótica, con una cierta amargor en final de boca, y un perfil salino, hilo conductor de los vinos de la bodega, por su influencia marina.
celler+quim+batlle

Empezamos con las botellas, y catamos el Panza blanca 2011, un vino muy mineral (fósforo, mina de lápiz), yodado, floral. Ha sido criado en depósitos de inoxidable y con sus propias madres, lo que hace que las proteínas de las levaduras pasen al vino, haciéndolo más denso en copa y en boca, y encontramos una boca untuosa, de buena acidez, con unos ligeros recuerdos salinos.

Foranell 2008 Garnacha blanca. Encontramos un vino muy vivo en boca, fresco y aromático, con recuerdos anisados, hinojo, toques salinos, sorprende su buena acidez que le permitirá aún más recorrido en botella.
Picapoll 2010, un vino con una fruta blanca más madura (melocotón). Nariz particular, muy alejada de los picapollos comerciales que conocemos. En boca mineral, salino y de buena acidez. Nariz particular y sorprendente.
Foranell 2009, 40% panza blanca, 40% Garnacha Blanca, 20 % picapoll. Vino floral, recuerdos de gessamí, es el vino más cálido en boca de todos, y con la acidez más baja.
En resumen, una bodega que nos ha sorprendido agradablemente, que ofrece al mercado unos vinos diferenciados del resto de la DO Alella, unos vinos de nivel más alto, enfocado a un consumidor más formado, y que busca mayor profundidad y complejidad en los vinos .
quim batle

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tens cap dubte?
Enviar WhatsApp
Ir al contenido