La cucharilla del Gintónico

En la anterior entrada hablaba del desprendimiento del CO₂ en un CAVA, pero esto es evidentemente aplicable a todas las bebidas carbonatadas.
A partir de 2007 se puso de moda una bebida, que ha arrasado en todos los locales de la península Ibérica, tanto en España como en Cataluña: el Gintónico.
Si los controles de alcoholemia, la aplicación del carné por puntos y la ley antitabaco, acabaron con las copas de sobremesa en los restaurantes, gracias al gintónico, estos han podido mejorar un poco la facturación con estos combinados. Un restaurador me dio su hipótesis del porqué este combinado se ha puesto tan de moda: me decía que había observado que cuando una pareja iba a cenar, al final de la comida, el hombre pedía una copa (whisky, ron, armañaco, calvados…) y se la tomaba solo, mientras su acompañante lo miraba, situación incómoda que, muchas veces hacía que el hombre, por no beber solo, no pidiera ninguna copa. En cambio, ahora, al pedir un gin-tonic, incluso la mujer le acompaña tomando otro. Resultado: la facturación por copas ha subido, y el gintónico triunfa. Hace cinco años, teníamos en el mercado una quincena de ginebras, y ahora encontramos más de 192 diferentes. Y con tantas ginebras diferentes, tanta moda, tanta tendencia, la gente ha empezado a hacer preparaciones, decoraciones, e inventos.
gintonic+CO2+imperial
Existe el vicio, de utilizar una cucharilla de coctelería llamada cucharilla imperial – una cuchara que se utiliza para remover los cócteles – como varilla para servir la tónica en el vaso del gintónic: se vierte la tónica sobre el mango de la cucharilla, y ésta cae deslizándose hacia la copa. Cuando pregunté por qué se hacía esto, me dijeron que era para mantener el CO₂ de la tónica, y evitar que se perdiera al hacer el gin-tonic. Me pareció absurdo y totalmente equivocado. efecte+coanda
Recuerdo que en mis años de laborante químico, las botellas de reactivos que no tenían ningún sistema de dosificación para verter, usábamos una varilla de vidrio para poder verterlas en las mezclas a preparar. Esto se llama hacer uso del efecto Coanda, que es la propiedad que tiene un fluido (líquido o gaseoso) de verse atraído por una superficie en su trayectoria, adaptándose a ella.
Si esto lo hacemos con un agua tónica, debemos considerar algunas cosas: la ley de Henry, nos dice que “cuando se mantiene constante la temperatura, la cantidad de gas que es disuelto en un líquido es proporcional a la presión ejercida por el gas sobre el líquido” . Si la temperatura aumenta, el CO₂ se desprende con mayor facilidad. Después también debemos tener en cuenta todos aquellos aspectos que favorecían la nucleación: todos aquellos rayaduras, poros, impurezas, suciedad, que pueda tener la cucharilla, harán que se produzca un desprendimiento de CO₂.
gin tonic+comcal
Por tanto, podemos afirmar que si utilizamos la cucharilla imperial para añadir la tónica, estaremos perdiendo el carbónico propio de la tónica, contrariamente a lo que algunos explican, que no tiene ninguna base fundamentada.
Si queremos preparar un gintónic de forma adecuada, serviremos siempre la tónica fría, y lo vertemos delicadamente sobre uno de los cubitos de la copa, manteniendo así las propiedades del agua tónica, que con su CO₂ nos realza la frescura del combinado y nos levanta la parte aromática de la ginebra usada.

Si queréis realizar un taller de gintónics, aquí se lo organizamos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tens cap dubte?
Enviar WhatsApp
Ir al contenido