Álvaro Palacios, «Si quieres vendimear, cariño tienes que plantar». Hotel Majestic

tast+alvaro+palacios+al+majestic
Hemos podido asistir a otra multitudinaria cata de los vinos del Álvaro Palacios con la organización de Vilaviniteca. Hacía siete años de la última gran cata que hizo en el Majestic. Esta vez, también, ante 400 personas.
Pudimos ver a un Álvaro Palacios expresivo, poético, entusiasmado, impulsivo y hooligan en algunos momentos. Business and Showman.
Comenzamos catando los vinos de Herencia Remondo, la bodega familiar de Rioja, de la que lleva la dirección desde la muerte de su padre, en el año 2000.
Plácet 2010 (30.000) botellas.
7.5 Ha de Viura (macabeo), situada en el Monte Yerga de Alfaro, a una altura de unos 500 metros.
Fermentado a baja temperatura, hace una crianza con madres durante unos cinco meses en tinas de dos mil litros, y después termina la crianza hasta llegar al año.
La añada 2010 fue una buena añada, aunque no tenga mucha carga estructural o de mucha concentración física, es una añada con cierto encanto; es aromático, limpio, flor blanca, hinojo, flor de romero, piña madura, envuelto por los aromas tostados de la madera. En boca muestra una buena acidez, con un buen equilibrio entre la madera y la fruta, con una boca untuosa.
La Montesa 2010 (630.000 botellas)
75% de Garnacha, 20% Tempranillo, 5% Mazuelo
Todo el vino proviene del pueblo de Alfaro. En los años setenta la mayor parte del viñedo era Garnacha, pero en los 80 se arrancó prácticamente toda para plantar tempranillo. Los suelos de la finca «La Montesa» son francos de sedimentación y coluvios de la era cuaternaria, ferrosos, con abundantes piedras y horizontes cálcicos. Apenas llueve 360 ​​litros/año, en un terreno pedregoso que retiene la humedad, con un clima mediterráneo marcado por características atlánticas.
Encontramos un vino fresco, con marcados recuerdos de frutos rojos maduros, con un recuerdo vegetal. Muestra una boca fácil, de buena acidez, y tanino muy suave.
Propiedad 2010 (70.000 botellas)
100% Garnacha, elaborado a partir de cinco viñas diferentes. Con una crianza de unos catorce meses.
Encontramos un vino con una nariz más intensa, y profunda. Mineral, yeso, delicado. Con una boca más estructurada, fruta, con la madera muy bien integrada. Más volumen en boca, pero amable, femenino.
Los Vinos de El Priorat
Pasan a catar sus vinos del Priorat. Él llega en 1989, invitado por Renee Barbier, y se enamora de la zona.
A principios del siglo XX, el Priorat tenía 17.000 Ha plantadas, y que fueron replantadas la gran mayoría, después de la filoxera. Pero en la posguerra la gente dejó el campo, por la dificultad del cultivo y por la poca producción que daban los viñedos, y fueron a trabajar a la ciudad, produciéndose el abandono de las viñas.
En 1980 en el priorato quedaban 700 Ha de viña. Actualmente, hay unas 2300.
Los vinos de Álvaro, quiere identificarlos con el pueblo de donde salen, y que en la etiqueta figure el pueblo de donde viene el vino.
La añada 2012, según Álvaro Palacios es la mejor añada de los últimos veinticinco años, desde que él llegó al Priorat, la añada más seca de la historia.
Según él, las ultimas 4 añadas son:
2009 un poco espesa, descompensada por demasiada carga.
2010 llena de encanto y magia, bonita, quizá le falta «hechura»
2011 muy estilizada, refinada, expresión y textura.
2012 la más grande, refinada, mágica y consistente, con mucho potencial de envejecimiento.
Caminos de El Priorat 2012 (210.000 botellas)
Elaborado con Garnacha, Samsó, Cabernet Sauvignon, Shiraz y merlot, de viñas jóvenes. Tiene una crianza de entre 6 y 8 meses. Nariz de pura fruta ácida, fresca, crujiente, pulpa de fruta, que continúa con esta tónica en boca.
Las terrazas 2011 (130.000 botellas)
Garnacha y Sansón con una crianza de doce meses, con vinos de varios municipios del Priorat, y suelos de viñas viejas. Nariz de frutos negros en licor, intenso, limpio, suave en boca, fácil de beber, marcando unos torrefactos al cabo de un rato.
– 2012 (7500 botellas)
80% Garnacha, 20% Sansón, crianza en tinas de madera de 2000 litros. Un vino hecho a partir de pequeños viñedos de Gratallops (el corral, ermitas, torrentes, suertes, las llanuras, mas de Pallarès, Manyetes, umbrías y chamuscados).
Un vino muy concentrado, equilibrado, floral, fragante, todavía crudo en boca, concentrado, con más alcohol pero más delicado.
Delfín 2012 (20.500 botellas)
96% Garnacha, 4% Sansón, de tres viñedos: campo de Piqué, Coll de Falset y la bajada.
A partir de 2011 Delfín ya no lleva ni Cabernet Sauvignon ni Shiraz, solo las autóctonas de la zona. Nariz con recuerdos de tinta China, fragante, delicado. Tienes, rico, concentrado, abierto y amplio, goloso.
La Ermita 2012 (1600 botellas)
Garnacha, Samsó y Pedro Ximenez, Garnacha blanca y macabeo.
Es considerada una viña fría, situada en una umbría (orientación noreste), con mucha pendiente.
1.45 Ha plantadas en parte en 1909 y el resto en 1929. Altura inicial a 400 metros, pizarra verde, rica en zinc y aluminio, y unas importantes betas de granito, que la convierten en un soporte muy frío. Se empieza a vendimiar bastante tarde. El vino muestra una enorme sutileza en nariz y en boca. Amable, persistente y muy, muy largo.
alvaro+palacios+al+majestic

Entramos a los vinos del Bierzo, presentados por Ricardo Pérez, que cultiva las viñas aplicando la biodinámica. Trabajas con más de 200 parcelas diferentes, pequeñas viñas, viejas y todas en costero.
Pétalos 2011 (320.000 botellas)
Toda la uva proviene de viñedo viejo, básicamente Mencía, y un poco de Alicante bouschet. Es un vino de marcado carácter joven, con cierta astringencia y sequedad en boca, tánico. Pero fácil de beber.
Villa de Corullon 2012 (17.000 botellas)
Hecho con 97% de Mencía, y el resto uva blanca, proveniente de viñedos del mismo pueblo, en laderas en pendiente extrema. El vino muestra unos tostados, una boca dura y potente, con presencia alcohólica.
Las Lamas 2012 (2600 botellas), viñedos de siete parcelas, con una edad de 60 a 100 años. Muestra una nariz con recuerdos minerales (luz, fósforo), fruta fresca madura, con una boca carnosa, viva, cruda.
Moncerbal 2012 (1800 botellas)
Viñas en suelos de pizarra, cuarzo y mármol. Nariz de fruta madura negra en licor (ciruela), con una madera presente. Boca musculada, estructura y tanino marcado.
La Faraona 2012 (640 botellas) 100% Mencía.
Viña orientada al Sureste, donde se aprovecha el sol de la mañana, y tiene una maduración lenta. Roca madre de pizarra a 30 cm de la superficie, situada en una falla tectónica. Fruta dulce en nariz, profunda y suave en boca, amplio, con un tanino dulce.
Alvaro+Palacios+majestic
Una cata de espectacular puesta en escena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tens cap dubte?
Enviar WhatsApp
Ir al contenido