La incompatibilidad del perfume y el vino.

perfums+i+vi,+perfumes+y+vino

La palabra “perfume” o “ perfumes ” deriva del latín “ por ” y “ fumare ”, que significa producir humo, haciendo referencia a las sustancias aromáticas que desprendía un humo al ser quemado, usado para aromatizar.

Actualmente, la palabra perfume se refiere al líquido aromático que utiliza una mujer o un hombre, para desprender olores agradables.
El arte de la elaboración de perfumes nació en Egipto, desarrollado posteriormente por los árabes y romanos.
En Europa, cobran importancia durante el Renacimiento, especialmente en Francia, a mediados del siglo XIV. Se instalaron allí los primeros minúsculos laboratorios de perfumistas dedicados a elaborar y vender sus propios preparados aromáticos, personalizados para clientes exclusivos.
Con el tiempo se fue extendiendo el consumo de aguas de olor, concretamente, a las cortes de los reyes de Francia, Luis XIV y Luis XV, que fueron grandes consumidores de esencias.
La historia dice que se veían un poco obligados para esconder la falta de higiene y los malos olores de la época.
En España, los guanteros fueron los pioneros, puesto que vendían los frascos junto a los guantes perfumados.
Tipos de perfumes
Perfume: es la forma más concentrada, contiene entre el 15-40 % de esencia aromática. Mezclado con alcohol de alta graduación. Generalmente, tiene un aroma muy intenso y su duración gira en torno a siete horas.
Eau de Perfum : más conocida como EDP, contiene una concentración del 15%. Su duración es de alrededor de cuatro a seis horas.
Eau de Toilette : más conocida como EDT o agua de baño, contiene una concentración del 7-15%. Es la versión más ligera dentro de los perfumes, perfecto para utilizarlo en ocasiones informales. Los expertos recomiendan aplicar sobre la ropa y no la piel. Su duración es de alrededor de tres a cinco horas.
Eau de Colonia : más conocida como EDC, contiene una concentración del 3-6% pero con aromas cítricos. Su duración es de alrededor de 3 horas.

Splash perfumes : más conocida como EDS, contiene una concentración de 1%.

Vamos al tema. Perfume y vino: Incompatibles. Totalmente incompatibles!.
Es desesperante esta gente que se presenta bañada en perfume de catas de vino, en presentaciones de bodegas, donde el resto de asistentes, profesionales o no, no pueden catar el vino, ya que el olor del perfume de la persona en cuestión, inunda la zona.

Evidentemente, contra la ignorancia de estos asistentes, poco podemos hacer.

Muy puntualmente, a veces les he hecho un comentario, intentando ser lo más educado posible. Una vez en un concurso de cata, entró una persona en la sala, y con su perfume no dejaba concentrar a los catadores. Me levanté de la silla y le pedí que saliera de la sala. La verdad, es que lo entendió perfectamente.
Pero lo que nos sorprendió el otro día, en la presentación de los vinos de Tramuntana, en el palco de Barcelona, ​​era la misma persona de una bodega, la que iba bañada en perfume. Era imposible catar sus vinos, porque todo lo que tocaba quedaba impregnado del olor del perfume; las copas, las botellas, el decantador, el vino.
Tuvimos que marchar del stand porque no éramos capaces de oler sus vinos. Y tenía al enólogo al lado!! Y era un enólogo reconocido.
No lo entiendo. No entiendo cómo un comercial «profesional» del vino, puede cometer un error de este tipo. A menos que, como en la época de Luis XV, tuviera algo que esconder.

Por tanto, cuando vaya a una cata de vinos , no se ponga perfume.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tens cap dubte?
Enviar WhatsApp
Ir al contenido