Presentación Finos Palmas 2013, de González Byass

finospalmas paladarytomar
Los vinos de Jerez son unos vinos únicos, especiales, irreproducibles en ninguna parte del mundo. Un tesoro enológico, que tenemos cerca, y del que desgraciadamente, no hacemos mucho caso. Salvo su zona de producción donde hay un consumo local, en el resto de la península, su consumo es muy puntual, salvo el PX, aunque existen grandes joyas en el mercado.
El pasado miércoles día 21 de noviembre Bodegas Tío Pepe presentó su nueva colección de Finos Palmas 2013 en una original cata, vía streaming para todo el mundo y desde 4 centros diferentes, desde la bodega de González Byass, desde la salón Miro de rambla Catalunya 125 de Barcelona, ​​desde las oficinas centrales de González Byass en Madrid y desde la escuela de hostelería de Sevilla, donde se habían convocado a 15 personas para catar en directo las cuatro botellas seleccionadas. Con un despliegue de medios importante, con un equipo de más de 25 técnicos para realizar las conexiones, el acto de Barcelona fue coordinado para paladar y tomar.
Palmas, es un término aplicado a aquellos finos de Jerez distinguidos por su limpieza, finura y delicadeza en el aroma. Existen cuatro vinos diferentes y el número de Palmas es proporcional a su edad.
González Byass recuperó hace tres años esta tipología de vinos, prácticamente en desuso. Es el resultado de la labor de selección y clasificación en función de la edad y finura de los mejores finos que se va llevando a cabo desde el año 1880 .
La familia González, de la mano de Antonio Flores, maestro mezclador, y con la ayuda de Sarah Jane Evans, Master of Wine, han probado más de 150 botas de las numerosas soleras de Tío Pepe buscando la excelencia, los matices de elegancia y finura propia de las históricas Palmas y guiados, únicamente, por la intuición, la sabiduría, la nariz, el yeso y la venencia.
Los vinos a catar fueron los siguientes, según la definición de Bodegas González Byass.

Una Palma , el esplendor de la flor . Tío Pepe evolucionado, seis años de crianza biológica para un fino de raza. Selección de tres botas en las que la «flor » es todavía un manto de vida . La solera está compuesta por 142 botas y las seleccionadas han sido la nº 1, nº 9 y nº 11 .
Dos Palmas , equilibrio y grandeza.Ocho años de contacto con la » flor » que aún perdura tenue en la superficie del vino . Selección de dos botas de roble americano , en concreto la número 7 y la nº 26 de una solera de 150 botas .
Tres Palmas, velo y oxidación. Tío Pepe muy viejo , la » flor» en el extremo . Después de diez años de envejecimiento son ya algunas las botas que mantienen trazos de levaduras que sigue interactuando mágicamente con el vino . La bota nº 30 ha sido seleccionada de entre las 150 botas que componen esta solera.
Cuatro Palmas, vejez y sabiduria. De marcado carácter a fino, este amontillado muy viejo supone la evolución de Tío Pepe hasta el » Summun » . Selección de sólo una bota, la nº 3 , de las seis botas que envejecen en Bodegas Tío Pepe desde hace 48 años.
Según mis notas de cata, los vinos fueron los siguientes:
Y Palma : nariz seca, recuerdos de frutos secos, ligeras notas salinas, flor blanca fresca, manzana verde, con una boca ligera, pero con todos los matices de un fino envejecido.
II Palmas : de color más evolucionado, muestra una nariz seca, pero más punzante, más intenso, recuerdos de manzana desecada, almendras amargas, con una boca donde se muestra la oxidación, pero de mayor volumen, y mucho vivo todavía.
III Palmas : encontramos ya un color más evolucionado con unos tonos dorados más intensos, con unos aromas más maderizados, frutos secos tostados, pegamento imedio, con una boca que parece más untuosa, pero largo, compleja, y persistente.
IV Palmas: color muy oscuro, casi caoba; recuerdos de ebanistería, y notas que me hacen pensar en un Pedro Ximenez (pasas, higos secos…), mazapán, membrillo, con un peso de alcohol demasiado notorio para mi gusto, pero un gran vino, de muy larga y extraordinaria expresión.
Una vez acabada la cata pasamos a la mesa donde tenemos quesos de Asturias, pernil Carrasco, y las joyas gastronómicas de casa Graupera de Mataró. Cava Vilarnau y el palo cortado Leonor.
Una cata muy interesante, bien organizada, dirigida magistralmente por Antonio Flores, un extraordinario comunicador, transmitiendo auténtica pasión por los vinos de Jerez y por su trabajo, y manteniéndonos a todos enganchados a su explicación durante las dos horas que duró el cata.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tens cap dubte?
Enviar WhatsApp
Ir al contenido