Cata de Chocolate

Os presentamos nuestra propuesta en catas/cata de chocolate maridado con vinos a domicilio o en nuestra masía .
Aprenderá los secretos y curiosidades de este alimento tan apreciado y consumido en todo el mundo. Podréis degustar diferentes tipos de chocolates, desde los más puros e intensos hasta los más dulces y cremosos, y descubrir sus aromas, texturas y sabores.
Os explicaremos cómo se cultiva el cacao, cómo se transforma en chocolate y cuáles son sus componentes y propiedades.
Os mostraremos cómo utilizar los sentidos de la vista, el olfato, el gusto y el tacto para apreciar el chocolate en toda su complejidad y riqueza.
Probaremos una selección de chocolates de diferentes orígenes, variedades y porcentajes de cacao, para que se lleve un buen recuerdo y un buen sabor de boca.
La duración de la sesión suele ser de 1h30.

cata xocolata, tast de xocolata

Cómo hacer una cata de chocolates: guía práctica y consejos

El chocolate es uno de los productos más apreciados y consumidos en el mundo, pero también uno de los más desconocidos. A menudo nos dejamos llevar por su aspecto, precio o marca, sin saber realmente qué estamos comiendo. Por eso, hacer una cata de chocolates puede ser una experiencia muy enriquecedora, tanto para el paladar como para la mente.
Una cata de chocolates consiste en apreciar las propiedades organolépticas del chocolate, es decir, las que podemos percibir con los sentidos: la vista, el olfato, el oído, el tacto y el gusto. A través de estos sentidos, podemos descubrir los distintos tipos de chocolate, sus variedades, sus orígenes, sus procesos de fabricación y sus cualidades.
Para realizar una cata de chocolates, no es necesario ser un experto ni tener un equipamiento especial. Sólo necesitamos varios chocolates de diferentes tipos y orígenes, una botella de agua mineral, unos trozos de pan tostado o de manzana, un ambiente tranquilo y una buena disposición. A continuación, le explicamos los pasos a seguir para realizar una cata de chocolates exitosa:

Seleccionar los chocolates
El primer paso es elegir los chocolates que queremos probar. Es recomendable que sean de buena calidad, con un contenido de cacao superior al 50%, y que tengan indicado su origen y porcentaje de cacao. También es interesante que sean de diferentes tipos (negra, con leche, blanca, con frutos secos, con especias, etc.) y de diferentes orígenes (África, América, Asia, etc.), para poder compararlas y apreciar las suyas diferencias.

El número de chocolates a degustar depende del tiempo y de la capacidad de cada uno, pero no es aconsejable que supere las seis o sed, para evitar la saturación del paladar. El orden de cata debe ser de menor a mayor intensidad de cacao, para no alterar la percepción de los sabores.

Preparar el material y el ambiente
El segundo paso es preparar el material y el ambiente necesarios para la cata. El material consiste en un cortador o un cuchillo para cortar los chocolates, unos platos o unos papelitos para servirlos, unos vasos o unas copas por el agua, unos trozos de pan tostado o de manzana para limpiar el paladar, y una hoja o una libreta para tomar notas.
El ambiente debe ser tranquilo, sin ruidos ni distracciones, y con una agradable temperatura, entre 18 y 22 grados. También es importante que no haya olores fuertes ni alimentos que puedan interferir con la cata, como el café, el tabaco o los perfumes.

Observar los chocolates
El tercer paso es observar los chocolates con cuidado, antes de comerlos. Debemos fijarnos en su aspecto, su forma, su color, su brillo y su textura. Un chocolate de buena calidad debe tener un aspecto liso y brillante, sin rayas, estrías o manchas blancas. Su color debe ser uniforme y acorde con su tipo y origen. Su forma puede ser cuadrada, rectangular o de otra geometría, según su modelado.

Oler los chocolates
El cuarto paso es oler los chocolates, acercándolos a la nariz e inspirando profundamente. Debemos percibir sus aromas, que pueden ser de cacao, frutos secos, vainilla, flores, hierbas, especias, etc. Los aromas nos dan información sobre el tipo y el origen del chocolate, así como sobre su proceso de tostado y conchado. Un chocolate de buena calidad debe tener unos aromas intensos y agradables, sin olores extraños o desagradables.

Escuchar los chocolates
El quinto paso es escuchar los chocolates, mordiéndolos con cuidado y atendiendo al ruido que hacen. Debemos notar su chasquido, que nos indica su consistencia y su temperatura. Un chocolate de buena calidad debe tener un chasquido vivo y limpio, sin ser demasiado duro ni demasiado blando. Su temperatura debe ser cercana a la del cuerpo, entre 30 y 35 grados .

Tocar los chocolates
El siguiente as es tocar los chocolates, haciéndolos fundir en la lengua y notando su textura. Debemos oír su tacto, que puede ser suave, cremoso, granulado, crujiente, etc. La textura nos da información sobre el contenido de mantequilla de cacao, el grado de molienda y el tiempo de conchado del chocolate. Un chocolate de buena calidad debe tener una textura fina y sedosa, sin grumos ni impurezas.

Degustar los chocolates
El último paso es degustar los chocolates, saboreándolos con calma e identificando sus gustos. Debemos reconocer sus sabores, que pueden ser dulces, amargos, ácidos, salados, picantes, etc. Los sabores nos dan información sobre el porcentaje de cacao, el tipo de azúcar, los aditivos y los ingredientes añadidos al chocolate. Un chocolate de buena calidad debe tener unos sabores equilibrados y complejos, sin ser excesivamente dulces ni amargos.

Después de cada cata, debemos beber un poco de agua y comer un trozo de pan tostado o manzana, para limpiar el paladar y prepararlo para el siguiente chocolate. También debemos tomar notas de nuestras impresiones, para poder compararlas y valorarlas.

Así, hemos completado la cata de chocolates, una actividad divertida y educativa que nos permite descubrir los secretos de este delicioso y variado producto. Esperamos que le haya gustado y que se anime a probarlo. ¡Buen provecho!