Cata de whisky

Cata de Whisky

Os presentamos nuestra propuesta en catas/cata de whisky a domicilio o en nuestra masía .
Empezamos la cata con una introducción sobre sus orígenes e historia. Hablaremos de los distintos tipos de whisky: whisky de malta y whisky de grano. Veremos las diferentes variedades que podemos encontrar en el mercado: single malt, single cask, pure pot still, blended, blended de luxe, pure malt o vatted malt, grain whisky, cask strength
La elaboración: el malteado y fermentación, la destilación, el envejecimiento, variedades geográficas: Escocia, Irlanda, Gales, Canadá, EE.UU., Japón, India, Taiwán…
Y una vez terminada la parte teórica, pasaremos a la parte práctica donde probaremos 5 whiskys diferentes.
La duración de la cata suele ser de 1h30.
Si tenéis alguna duda nos podéis llamar al 687845991 o por WhatsApp.

tast de whiskey xavier bassa 6

Cómo disfrutar de una cata de whisky: consejos y recomendaciones

El whisky es una bebida destilada que tiene una larga y rica historia, y que puede encontrarse en diferentes variedades y estilos en todo el mundo. Para los amantes de esta bebida, una de las mejores maneras de descubrir sus secretos y matices es participar en una cata de whisky, donde se pueden probar diferentes tipos de whisky y aprender a apreciar sus características.

¿Pero cómo se hace una cata de whisky? ¿Qué saber antes, durante y después de la experiencia? En este artículo, te daremos algunos consejos y recomendaciones para que puedas disfrutar al máximo de una cata de whisky, tanto si eres un experto como si eres un novato.

Antes de la cata de whisky

Antes de participar en una cata de whisky, es importante que tengas en cuenta algunos aspectos que pueden influir en tu percepción y disfrute de la bebida.

Elige bien la cata de whisky : hay muchos tipos de cata de whisky, desde los más generales a los más específicos, pasando por los temáticos o los maridados. Según tus gustos y nivel de conocimiento, puedes elegir la cata de whisky que más se adapte a tus expectativas e intereses. Por ejemplo, si quieres conocer los diferentes estilos de whisky que existen, puedes optar por una cata de whisky general, donde podrás probar whiskys de distintos orígenes y destilerías. Si, en cambio, quieres profundizar en una variedad concreta, como el whisky escocés, puedes buscar una cata de whisky específica, donde podrás degustar whiskys de diferentes regiones y categorías dentro de ese país. También puedes encontrar catas de whisky temáticas, que se centran en algún aspecto particular, como el proceso de elaboración, el envejecimiento, la turba o la madera. Por último, si quieres combinar el whisky con otros productos, como quesos, chocolates o incluso palomitas, puedes apuntarte a una cata de whisky maridada, donde podrás descubrir cómo los sabores y aromas se complementan o contrastan.
Infórmate sobre la cata de whisky : una vez hayas elegido la cata de whisky que quieres hacer, es conveniente que te informes sobre los detalles y características de éste. Por ejemplo, puedes saber qué whiskys se probarán, quién será el guía o el sumiller, cuál será la duración, el precio, el lugar y el horario de la cata de whisky. Esto te permitirá prepararte mejor para la experiencia y saber lo que esperar.
Evita consumir productos que alteren tu sentido del gusto y el olfato : antes de realizar una cata de whisky, es recomendable que evites consumir productos que puedan afectar a tu capacidad de percibir los sabores y aromas del whisky. Esto incluye alimentos o bebidas muy condimentados, picantes, dulces o ácidos, así como tabaco, perfumes o colonias. De esta forma, podrás disfrutar plenamente de los matices del whisky sin interferencias.
Durante la cata de whisky

Durante la cata de whisky, es importante que sigas las indicaciones del guía o del sumiller, que te dará las pautas para realizar una correcta degustación del whisky. Por lo general, se siguen los siguientes pasos:

Observa el color del whisky : lo primero que debes hacer es observar el color del whisky, que puede dar pistas sobre su envejecimiento, su grado alcohólico o el tipo de madera que se ha utilizado. Los whiskys más jóvenes suelen tener colores más pálidos, mientras que los más viejos suelen tener colores más intensos y dorados. Los whiskys con mayor grado alcohólico suelen tener colores más oscuros, mientras que los que tienen menos suelen tener colores más claros. Los whiskys que se han envejecido en maderas que han contenido otras bebidas, como jerez, bourbon o vino, suelen tener colores más anaranjados, rojos o rosados.
Olía el whisky : el segundo paso es oler el whisky, que te puede revelar muchas cosas sobre su origen, su proceso de elaboración o su envejecimiento. Los whiskys suelen tener aromas muy variados y complejos, que pueden recordar a frutas, flores, especias, hierbas, cereales, humo, turba, madera, vainilla, caramelo, miel, chocolate, café, etc. Para oler el whisky, debes acercarte la nariz al vaso e inspirar suavemente, sin agitar el whisky. Puedes repetir el proceso varias veces, descansando entre olfacción y olfacción.
Prueba el whisky : el tercer y último paso es probar el whisky, que te permitirá apreciar su sabor, su textura y su final. Los whiskys suelen tener sabores muy ricos y variados, que pueden ser dulces, salados, amargos, ácidos, picantes, ahumados, tostados, etc. Para probar el whisky, debes tomar una pequeña cantidad y dejarla reposar en boca unos segundos, haciéndola circular por la lengua y el paladar. Después, debes tragarla y notar cómo el whisky deja una sensación en la garganta y en el pecho, que puede ser más o menos intensa, suave o punzante, persistente o efímera.
Para cada whisky que pruebes, puedes anotar tus impresiones sobre el color, el aroma, el sabor y el final, así como tus sensaciones y emociones. Esto te ayudará a recordar y comparar los diferentes whiskys que hayas probado.

Después de la cata de whisky

Después de realizar una cata de whisky, es importante que tengas en cuenta algunos consejos para evitar posibles efectos negativos del alcohol y para seguir disfrutando del whisky.

Bebe agua y come algo : el whisky es una bebida con un alto contenido alcohólico, que puede provocar deshidratación, dolor de cabeza, mareo o malestar. Para prevenirlo, es recomendable que bebas agua antes, durante y después de la cata de whisky, así como que comas algo ligero y saludable, tales como fruta, pan, queso o frutos secos.
No conduzcas ni hagas actividades de riesgo : el whisky puede afectar a tu capacidad de reacción, de concentración y de coordinación, así como a tu sentido del equilibrio y de la orientación. Por eso, es mejor que no conduzcas ni realices actividades de riesgo después de realizar una cata de whisky, y que busques una manera segura y responsable de volver a casa, como el transporte público, un taxi o un acompañante.
Sigue aprendiendo sobre el whisky : si te ha gustado la cata de whisky y quieres saber más sobre esta bebida, puedes continuar aprendiendo sobre su origen, su historia, su proceso de elaboración.