Catas de Vino

Cata de Vinos 

Proponemos una rápida introducción a la cata de vinos: Venimos a tu domicilio con todo el material necesario (copas, vinos, decantadores, ordenador, proyector, etc), pero también podéis venir a la sala de cata de nuestra Masia. Empezamos con una breve exposición teórica, en la que hablaremos de qué herramientas tenemos a la hora de catar un vino, y cómo nos influyen estas en la cata.

Y terminada la teoría pasamos a la parte práctica de la cata de vinos, donde se catan dos vinos blancos, dos vinos tintos y un cava: pero podemos hacer la cata a vuestra medida: si deseáis solo vinos blancos, o solo vinos tintos, o vinos dulces, o espumosos, etc.
La duración de la cata suele ser de 1h30.
Si tenéis alguna duda podéis llamarnos al 687845991 o por WhatsApp.

vi Red Wine Bottles

Cata de Vinos

Desde www.xavierbassa.com os ofrecemos catas privadas a domicilio, catas privadas en nuestra masía, catas abiertas con vale regalo, y catas online. Puedes regalar una cata para hacer con amigos, puedes regalar una cata de vinos/cata de vinos para hacer en familia, si quieres regalar u organizar una cata para empresas, catas con quien quieras.

Si quieres regalar nuestras catas a un winelover,- o como decimos aquí a un amante del vino – una cata ideal para disfrutar de los vinos en un ambiente distendido, divertido, pero formativo donde resolveremos todas tus preguntas para que tengas más información a través de un sumiller con pasión por comunicar, y con su pasión por descubrir nuestros vinos de Cataluña, de la península y de los vinos del mundo.

Disponemos de vales regalo por persona o por grupos, a medida de tu presupuesto. Catas originales para sorprender con propuestas como un maridaje de vinos con quesos, un maridaje con foies, una cata de jamones maridada con diferentes bebidas, una cata de vino con chocolate… ven a disfrutar de nuestras catas si quieres conocer los secretos de ‘un maridaje de vinos donde aprenderás a degustar los mejores productos con una cuidada selección de vinos directos de nuestra bodega climatizada para que tu experiencia gastronómica sea perfecta y descubre cómo este mundo te puede hacer disfrutar aún más de todo lo que ocurre en una mesa cuando compartes con los tuyos una cata comentada donde el contenido principal son los vinos y el maridaje con los diferentes productos que te proponemos. También te podemos organizar online en directo una cata de vinos con quien quieras; con la familia, amigos o con los compañeros del trabajo. Os enviamos a domicilio todo el material para realizar la cata el día que se desee a la hora que se desee.

Todas las catas que hacemos las adaptamos a sus gustos y tenemos opciones tanto para las personas ya iniciadas como para las que realizan una cata por primera vez, utilizando unos vinos más fáciles de entender.

También ajustamos el presupuesto para que el precio por persona no se dispare y no sea ningún impedimento. Organiza una cata de vinos con nosotros y cátalos como hacen los profesionales.

Contacta con nosotros y te daremos más información.

tast de vins

Si queréis venir a la masía de Can Tomàs, estamos situados en Santa Eulalia de Ronçana, en un entorno rural. Si buscas una experiencia gastronómica diferente a las propuestas habituales de enoturismo con cata en medio de los viñedos, catas de vino/catas de vino en un parque natural, somos tu opción. En una cata de vinos dentro de una bodega productora, las catas siempre serán positivas, porque una bodega nunca te dirá que un vino suyo no está bien, en cambio, en nuestras catas de vinos/cata de vinos, al no estar vinculadas comercialmente con ninguna bodega, te explicaremos los vinos tal y como están, con todas sus virtudes y con sus defectos en caso de que tengan, para que así puedas reconocer cuando un vino no está por consumir y lo puedas cambiar por una botella que esté correcta. En la bodega privada de Can Tomàs, tenemos botellas de nuestros mejores elaboradores de Cataluña, que podremos catar, ya sea por persona o en grupo.

Os presentamos nuestra propuesta de cata de vinos en la que podrás descubrir los mejores vinos de nuestro país y pasar un rato con uno de los sumilleres más peculiares del panorama vinícola catalán. Una experiencia gastronómica para conocer las técnicas de cata de vino, siempre en un entorno lúdico, divertido pero formativo.

Normalmente, la sesión de introducción a nuestras catas de vino, comienzan con una breve exposición teórica en formato PowerPoint, donde hablaremos de qué herramientas tenemos a la hora de probar un vino, y cómo nos influencian estas en la cata. Utilizamos este soporte audiovisual porque con imágenes podemos dar más información y de forma más clara obteniendo una mejor experiencia sin que sea aburrida. No te preocupes, nuestras sesiones son divertidas, siempre buscando que las experiencias sean distraídas y amenas. Os daremos todas las herramientas para que recuerdes la cata de vinos con la alegría de haberlo pasado bien y que nuestras propuestas superaran tus expectativas, ya sea con vinos, con maridaje, con el entorno de una masía catalana, con los vinos seleccionados, con los quesos provenientes de un maestro afinador, con los jamones ibéricos mejor curados y con una cata de vinos que no te dejará indiferente.

Nos puedes contactar por WhatsApp si quieres más información más rápida de nuestras catas de vinos, sean para una persona o por grupos.

Todos los vinos que utilizamos durante la cata comentada han sido seleccionados para poder explicar los conceptos que hemos introducido en la explicación inicial, para que tengáis los conocimientos adecuados por si en vuestra casa queréis hacer maridaje de vinos con tu familia o con tus amistades.
La duración de la cata de vinos suele ser de poco más de 1h30, pero nos adaptamos a tus necesidades y te ajustamos el tiempo de la sesión a tu tiempo disponible.
Ya lo sabéis, podéis pedir más información al teléfono 687845991 y disfrutar de nuestras catas de vinos a un precio por persona ajustado a tu presupuesto.
Recordad, una cata de vinos con buena compañía es la mejor manera de pasar un rato agradable, y además, haréis cultura. Y si lo acompañáis con un maridaje de quesos, el éxito será total.

tast de vins a domicili

Comprar Tast de Vins a Domicili

tast de vins a domicili

Comprar Tast de Vins privat a la Masia

tast de vins a domicili

Comprar Tast de Vins privat en parella

tast de vins a domicili

Comprar Tast de Vins Virtual

tast de vins a domicili

Comprar Targeta Regal Tast de Vins obert a la masia

¿Como organizar una cata de vinos en casa?

Una actividad que podéis realizar con los amigos, familiares o incluso con compañeros de trabajo – en caso de que os llevéis bien- es la de organizar vosotros mismos una pequeña cata de vinos en casa. Es una forma distraída, amena y divertida de aprender a disfrutar de esta bebida tan asociada a nuestra cultura.
Podéis reunir un grupo (idealmente entre 3 y 8 personas) y, siguiendo unas pequeñas pautas abrir unas botellas de vino para, primero catarlas y después bebéroslas.
Si se desea que la velada sea un éxito total, aquí tenéis unas recomendaciones para organizar la cata de vinos. Lo que primero deberéis tener en cuenta es el espacio donde hacer la cata.

La cata de vinos, en un entorno adecuado
Luz: Una buena iluminación, sea luz natural del día o artificial; en este caso, que sea lo más similar posible a la luz natural – no luz cálida, mejor luz fría- para ver con claridad los colores de los vinos porque el color del vino nos dará muchas pistas sobre su edad.
Ruido: El silencio mejora la concentración. Elegid un espacio sin distracciones de gente transitando, ni músicas altas, ni televisores puestos en marcha, ni niños o animales domésticos corriendo por la casa.
Temperatura: Una agradable temperatura ambiente, entre 20 y 22 ºC. Si hace demasiado calor o demasiado frío no se cata en buenas condiciones.
Olores:  Es muy importante que el ambiente no tenga ningún tipo de olor que pueda distorsionar los aromas del vino: evitar perfumes, ambientadores, velas aromatizadas, insecticidas, incienso, olores de cocina, olor de casa cerrada, humedad, etc.

Otros factores para tener en cuenta:
Se aconseja no comer durante la cata de vinos. Una vez terminada la cata podéis empezar a comer bien acompañados de las botellas abiertas. La mejor hora para degustar es siempre antes de las comidas: antes de comer o antes de cenar. De esta forma, los sentidos están más despiertos y no están afectados por una digestión más o menos pesada. No fumar antes ni durante la cata. No llevar perfumes que puedan alterar nuestras percepciones y la de los demás catadores.
Si la cata es a ciegas (botella tapada) no se deben hacer comentarios ni gesticulaciones sobre los vinos que se están catando hasta el final, para no condicionar la opinión de los demás catadores.

Material a preparar para una cata de vinos

La copa
Idealmente deberíais tener una copa para cada vino a catar; si catáis 4 vinos y sois 6 personas, necesitareis 24 copas. Si no tenéis suficientes copas, tendréis que aclararlas con agua sin jabón y una vez secas, poner el siguiente vino.
Tened preparadas copas adecuadas a la cata. Deberán ser de cristal fino, transparentes y totalmente incoloras, evitando copas de vidrio grueso tipo duralex. En cuanto a la forma deberá tener la boca más bien cerrada, para no dejar escapar los aromas, evitando las copas balón. Las copas de formas más redondas y/o de tulipanes para los vinos tranquilos, de flauta para los vinos espumosos y con formas pequeñas y alargadas por los brandies y aguardientes.
Si queréis invertir en buenas copas para disfrutar del vino, podéis comprar en www.riedel.com donde encontrareis copas adecuadas a su presupuesto y gustos.

La guarda de las copas es muy importante. La limpieza debe realizarse con agua caliente sin detergentes aromatizantes. En el secado se utilizarán servilletas o trapos limpios y sin perfume. Se debe evitar conservarlas boca abajo sobre una superficie, ya que pueden absorber olores (metálicos, a madera, humedad, etc.). Si guardáis las copas en una caja de cartón comprobad que no huelan a cartón.
En la mesa para poder observar el color del vino debereis tener un mantel blanco o bien unas servilletas blancas (que pueden ser de papel) para poder mirar el color del vino de la copa contra una superficie lo más neutra posible, por tanto, blanca.
También puede estar bien tener unas libretas para cada catador para que puedan tomar notas durante la cata y si queréis darle un aire más profesional podéis utilizar una ficha de cata (en internet las encontrareis fácilmente) para tener un guion de los pasos a seguir durante la cata de vinos.
Tened preparado un sacacorchos adecuado y si abrís botellas muy viejas, comprad un sacacorchos de láminas para poder enfrentarse a tapones rotos o tapones visualmente muy frágiles.

La cata, definición

Definimos qué es catar porque una cosa es catar y la otra es beber:
Emile Peynaud: “consiste en probar CON ATENCIÓN un producto del que queremos apreciar su calidad; se trata de someterlo a nuestros sentidos (gusto y olfato) y conocerle buscando sus distintos defectos y cualidades, con el fin de expresarlos; la cata es estudiar, analizar, describir, juzgar y clasificar”
Resumiendo, Emile (fue un gran enólogo francés) nos dice que debemos fijarnos en el color, oler la copa y después hacer un trago de vino para ver cómo se comporta en boca.

Encontramos dos tipos de cata de vino:
Cata hedonista: El catador se limita a explicar el placer o el desagrado experimentados al degustar un vino.
Cata analítica: Es más complejo, consiste en detectar y expresar las sensaciones percibidas de un vino; su intención es precisar sus particularidades, composición y equilibrio.

Decidid vosotros qué tipo de las dos catas de vinos queréis hacer, pero para empezar os recomendaría hacer una cata hedonista y a medida que vais profundizando en las catas ya vereis cómo vais a las catas analíticas. Para organizar una cata siguiendo un método ordenado, distinguimos tres fases: la cata visual, la olfativa y la gustativa.

Cata de vinos visual
Procedimiento: Se toma la copa por el pie y se inclina hacia delante, y en esta posición se observa a través del vino y siempre sobre un fondo blanco para evitar alteraciones en el color.
Información que aporta: El color puede darnos una idea del cuerpo, de la edad y del estado del vino.
Cuando se observa el color del vino, aparte de identificarlo, es necesario buscar en él:
La intensidad. Nos aporta información sobre el cuerpo del vino. Cuanto más intenso sea el color de un vino, más cuerpo tendrá. En los vinos blancos, el color es más pálido o intenso. En los vinos tintos  la dificultad es mayor y se mide por su mayor o menor transparencia.
El matiz o tonalidad. Nos informa sobre el grado de evolución del vino. El matiz está influenciado por la edad del vino, pero también puede estarlo por la variedad, el sistema de elaboración y la conservación.

En el aspecto visual también deberemos tener en cuenta:
La limpidez. Vemos si el vino tiene o no partículas en suspensión. Cuando hablamos de limpidez debe diferenciarse entre la turbidez debida a una mala elaboración del vino y que se considerará un defecto del vino y los posos que pueden sedimentar de forma natural a lo largo de su envejecimiento.
La fluidez. Hace referencia a la viscosidad que se observa al remover el vino en la copa, y que aparece en forma de “lágrimas o piernas en el vino” que descienden por las paredes de la copa. Cuanto más gruesas y lentas desciendan, menos fluido estará el vino. A mayor concentración de glicerol o azúcares, mayor viscosidad.
Presencia de gas carbónico. Durante la fermentación alcohólica, el azúcar se transforma en alcohol, pero también se genera carbónico. Una vez que el vino ya está elaborado siempre queda en él una cantidad de gas carbónico. Según el tipo de elaboración, la cantidad de carbónico será mayor o menor.

Cata de vinos olfativa
Análisis olfativo
Para percibir los aromas que puede contener un vino se siguen tres pasos básicos:

  1. Oler el vino de la copa en reposo.
  2. Remover la copa y a continuación olerla. Con la agitación aumentamos la evaporación de los aromas, y por tanto la intensidad aromática.
  3. Cuando la copa esté vacía también es interesante olerla. En la copa quedará una fina película de vino que en contacto con el aire sufrirá una fuerte evaporación de aromas.

Vía retronasal: Es un conducto que une la nariz con la boca y nos permite oler el vino cuando se encuentra en la boca.
Además, el vino en la boca se calienta y podemos percibir nuevos aromas debido a una mayor evaporación.

¿A qué huele el vino?
Los aromas según su origen se pueden clasificar en:

Primarios o varietales. Son aromas que provienen de la uva y características de cada variedad. Dos vinos elaborados con una misma variedad pueden tener diferentes matices para la zona y el tipo de cultivo, en un terreno y un clima característico.
Secundarios o de fermentación. Son aromas que se generan en los procesos de fermentación del vino, tanto en la fermentación alcohólica como en la fermentación maloláctica.
El tipo de cultivo, los tipos de levaduras utilizadas, la temperatura de fermentación, el contacto del vino con el aire, el recipiente usado en la fermentación, etc.
Terciarios o bouquet. Son aromas de crianza, por tanto, sólo se encontrarán en aquellos vinos envejecidos, sea en bota o en botella. Tenemos dos tipos de bouquet:
Bouquet de oxidación: Aparece en los vinos envejecidos en contacto con el aire, normalmente en el interior de botas, donde predominan aromas que recuerdan a la manzana, al membrillo, a los frutos secos, a las especias, etc.
Bouquet de reducción: Aparece cuando los vinos han sido envejecidos en ausencia de aire, el sistema más utilizado es el envejecimiento en botella. Son aromas muy vulnerables en contacto con el aire.

Cata de vinos, análisis gustativo
La lengua es el órgano del gusto, donde están situados los receptores gustativos (pequeñas protuberancias llamadas papilas gustativas) que contienen los terminales nerviosos específicos de los sabores.
El sabor dulce, lo detectamos en la punta de la lengua.
El sabor ácido se reconoce en las bandas laterales y debajo de la lengua.
El sabor salado se nota en los bordes de la lengua.
El sabor amargo aparece en la parte posterior de la lengua.
La zona central de la lengua no percibe sensaciones sabrosas, pero sí percibe sensaciones táctiles, térmicas o álgicas.
Al ponernos el vino en la boca, distinguimos unos estadios; el ataque, la evolución y la impresión final.

Cómo lo hacemos: Se toma la copa siempre por el pie o por la pierna y se cata. Debe evitarse cogerla por el cuerpo, ya que el vino podría calentarse y las percepciones cambiarían. Es importante que en la copa haya siempre el mismo volumen de vino. Debe moverse por toda la boca con la lengua entre unos 2–3 segundos, después se puede realizar una ligera aspiración de aire, haciéndolo pasar entre el vino que tenemos en la boca, para exaltar aromas y posibles defectos.

Cómo organizar y seleccionar los vinos para la cata
A la hora de organizar la cata de vinos, podemos hacerlo con multitud de vinos. Puede organizar una cata de vinos tintos, una cata de vinos blancos, una cata de vinos de una determinada Denominación de Origen, (vinos del Priorat, de Montsant, del Penedès, etc) o vinos de alguna variedad concreta (de garnacha, tempranillo, Cabernet Sauvignon…)
podéis comprar un vino joven, uno con un poco de crianza en madera y un vino viejo de larga crianza. podéis hacer una cata de espumosos (cava, corpinnat, clásico penedés, ancestrales…), tenéis mucho trabajo por delante, y lo mejor de todo es que nunca lo acabares, siempre tendreis nuevos vinos por descubrir.
El orden de los vinos adecuado en la cata es empezar por vinos más suaves y acabar con los vinos potentes (blancos ligeros, blancos con crianza, espumosos, tintos ligeros, tintos viejos y vinos dulces).

Temperatura de consumo
Las temperaturas de servicio y consumo aconsejadas (siempre cuestionables haciendo referencia al gusto personal) por un buen desarrollo aromático son:

Vinos blancos jóvenes secos: Entre 8 y 10 ºC. Temperaturas más altas resaltan la sensación alcohólica y menores los caracteres ácidos.
Vinos blancos de crianza: Entre 10 y 12ºC para resaltar los aromas terciarios.
Vinos blancos dulces y semidulces: Entre 6 y 8ºC para resaltar la combinación entre las sensaciones dulces y las afrutadas.
Vinos rosados: Entre 8 y 12ºC según se asimilen más a blancos o tintos, para expresar la finura y la expresión tánica.
Vinos tintos jóvenes: Entre 13 y 16 ºC resaltando aromas primarios.
Vinos tintos con crianza: Entre 15 y 16ºC darán su máxima expresión en cuanto a cuerpo, redondeo tánico y bouquet.
Espumosos: Entre 6 y 10 ºC  se alcanzan las expresiones aromáticas ideales.

Los golpes de temperatura son nefastos para el vino. Nunca hay que enfriar rápidamente un vino en el congelador. Lo mejor es acondicionarlo en una cubitera con agua y cubitos.

¿Cuál es la vida de un vino?
Esta relación es puramente orientativa, va ligada a la añada, a la variedad, a la elaboración y se presuponen unas condiciones de conservación correctas.

Vinos blancos jóvenes: Es necesario que sean consumidos en el primer año para apreciar toda su expresividad aromática.
Vinos blancos de crianza: Pueden mantenerse bien e incluso mejorar durante 3 o 4 años.
Vinos rosados: consumir dentro de los 6 o 12 primeros meses.
Vinos tintos noveles: Dentro del período hasta que salga la próxima cosecha.
Vinos tintos jóvenes: Hasta dos años.
Vinos tintos con crianza: Los mejores pueden llegar hasta cuarenta años. Sin embargo, éstos son verdaderamente excepcionales.
Espumosos: Dentro del primer año a partir del degüelle. Es bueno, puesto que en las etiquetas del cava no suele aparecer la añada, conocer la edad. Sin embargo, cada vez hay más espumosos de alta calidad que se mantienen bien durante más tiempo.
Vinos dulces: Dependiendo del tipo, desde un año a más de cien años.

La bodega en casa
Si claramente no se puede disponer en el ámbito doméstico de una bodega en condiciones, es preferible no guardar vino que, con seguridad, se deteriorará. Solo guardarlos cuando se disponga de todos los condicionantes básicos e imprescindibles.
Estos condicionantes son:
Posición horizontal para todos los vinos de guardia.
Ausencia de ruidos y vibraciones.
Luz escasa.
Humedad relativa entre el 60 y el 75%.
Ausencia de olores.
Temperatura constante entre 14 y 16 ºC

Actualmente, teneis diferentes opciones a la hora de almacenar el vino. Encontrareis armarios climatizados, o bien, si disponeis dee una habitación, la podéis aislar térmicamente y le podeis poner un climatizador para mantener una temperatura constante de 15º C y una humedad del 70%.
En vinotecas Almar podeis encontrar vinotecas a medida.